26 feb. 2011

FINAL DE LA NOVELA DE LT

Hola! Les quiero contar que este es el final. No había por donde extenderla, pero asi quedo muy lindo.
Son tres capítulos que espero que disfruten. Amé escribirlos, y disfrute mucho con toda la novela.
¿Vamos por otra entonces? :)



Capitulo 13: ¿Yo soy tu mamá?

Maxi- Ya se que hay que hacer. Esto paso ya una vez. ¡Como no me di cuenta! ¡Que idiota! ¡Tendría que…!
Nati- ¡Ya! ¡Vas a esperar a que se muera o nos vas a decir que hacer!
Maxi- Tiene que… vomitar. Ayudenme a llevarla hasta el pozo de afuera bocabajo.

(Entre todas la agarraron y la llevaron hasta el pozo)

Nay- Flor, escuchame, inclinate sobre el pozo y coloca tus dedos casi al final de… Uh, listo. ¿Respiras bien?
Flor- Hay… que… asco…Quiero…agua….por favor…
Nati- Si. – Fue corriendo hacia la cueva, y le trajo un poco de agua – Acá tenes.
Flor- Gracias…
Aye- ¿Estas mejor?
Flor- Si… Gracias a todas…
Teffy- ¿Viste la muerte?
Flor- No, ¿Y vos? – Sarcásticamente.
Teffy- Te decia de verdad…
Flor- No, Teffy, como voy a ver la muerte… No estuve sin aire ni dos minutos…
Yani- ¿Y que vamos a comer ahora? ¿Y si son todas venenosas?
Maxi- Yo tengo un truco. No se los dije antes por que… eh… ni idea, no vino la ocasión. ¿Ven estas ramitas de acá? Cuando le sacas la corteza, quedan blancas. Si pinchas la fruta con esta rama, y cambia de color, es venenosa.
Flor- Gracias, pero podías habérmelo dicho antes…

(Los chicos se quedaron hablando un rato más, y luego, se fueron a dormir.
Los días fueron pasando, muy lentamente para su gusto, pero la fecha clave, la que según Maxi podría salvarlas, estaba solo a un día de distancia…)

Nay- Mañana es el día…
Maxi- Si, gracias a Dios…Espero que salga todo bien…
Nati- ¿Ya nos podes contar por que fracasaste las otras veces?
Maxi- Em…bueno, algo si. Primeramente, yo compre los lugares que ustedes querian en el avión. La fila L, ¿se acuerdan?
Flor- ¡Si! ¡Nos dio una bronca!
Maxi- Esa era la fila que se incendiaba primero cuando el avión caía.

Todas quedaron en silencio.

Nati- Eh… gracias. Pero una pregunta, si en el primer viaje, en el original, nosotras… fallecíamos, ¿cómo es que vos naciste?
Maxi- Mi mamá no fue en ese avión. Se iba a encontrar con sus amigas dos días más tarde, por que mi tía estaba enferma, y ella quería cuidarla. Pero cuando se entero de el accidente…Bueno, eso no importa, fueron unos malos años…Luego, yo nací. Y cuando me di cuenta de el don que poseía, intente remediar el pasado. Pero costo bastante, siempre algo salía mal…
Flor- ¿Por qué?
Maxi- Bueno, la primera vez, cuando no tenía mucha experiencia, intente que ninguna fuera de viaje, pero gracias a eso, todas tuvieron una fuerte discusión; una de ustedes se fue muy, muy enojada por la pelea, no pensó lo que hacía…Y tuve un primito.
Aye- A la pelotita…!
Maxi- Si. La segunda vez, hice que fueran, pero las ubique en otro lado. Por ende, cayeron en un lugar distinto, nunca encontraron el avión, y nunca las encontraron a ustedes… Con el tiempo, se volvieron medio locas… Y otras muy carnívoras…
La tercera vez, cuando Nati iba a buscar agua sola, no escuchó los ruidos que yo provoque, se metió el agua para lavarse la herida, sin darse cuenta de lo profundo que era el río…
La cuarta vez sobrevivieron lo bastante bien, hasta que comieron esa maldita fruta venenosa y…bueno, quedaron como Flor la otra vez.
Nay- O sea, ¿Siempre nos moríamos?
Maxi- No. Hubo una vez que salieron sanas y salvas, pero como antes había cambiado no se que cosa, Stefania no…estuvo, con Francisco, no dudo de su embarazo, ustedes no fueron a hablar con el cuando volvieron a Buenos Aires, una de ustedes no se re encontró con mi papá, y mi papá no conoció a mi mamá.
Yani- Wow, lo que son los detalles…
Maxi- También hubo una vez en la que nací, pero mi papá no era el que tenía que ser…
Nay- ¿Y eso como es?
Maxi- Hice que viajaran en otro avión, llegaron a Hawai lo mas bien, pero mi mamá conoció a un hawaiano, y se lo trajo a Buenos Aires. La cuestión es que el chico no estaba muy bien de la cabeza, manipulo mucho a mi mamá, y termine naciendo mucho tiempo antes del debido…
Aye- Bueno, esto ya me esta traumando, hablemos de algo más feliz.
Nay- ¿Vos crees que mañana nos van a venir a salvar?
Maxi- Estoy seguro de eso. Hice todo lo necesario para que salga bien, desde la ropa que trajeron hasta el agua que encontraron. Todo. Esta vez tiene que funcionar.
Flor- Debes estar re cansado de intentar salvarnos…
Maxi- No me arrepiento, esta fue la mejor de las veces. Pude conocer bien a mi mamá de joven, y eso es algo que voy a recordar por siempre.
Nati- ¿Sabías que sos muy chuchis, no?
Maxi- Jajaja. Bueno, tengo que ir a preparar unas cosas mas para mañana, ya vengo.

Maxi fue cerca del río, y empezó a dibujar unas cosas en la arena. Sacó el celular que las chicas habían encontrado de su bolsillo, e intento marcar unos números. El lo había refaccionado bastante, y ya había podido dar las coordenadas de donde estaban. Esta vez no iba a fallar. Había sido duro llegar a esto, pero creía que por fin lo había logrado. Su madre, sus amigas, su familia entera otra vez feliz. Y lo mejor, es que el nacería otra vez, en otra línea temporal, dentro de 21 años, y podría disfrutar todo desde el principio. Como si nunca hubiera pasado nada.
Anhelaba poder vivir todo de nuevo ahorra. Anhelaba que su mamá lo vista, lo cambie, lo lleve al jardín de infantes, le dé de comer, lo ayude con sus tareas, lo cure cuando se lastime; y que luego, en un futuro lejano, sus hijos puedan tener a alguien a quien llamar Abuela.
Sumido en sus pensamientos como estaba, no percató que alguien se acercaba.

Maxi- Hola, ¿Qué…que haces acá?
Nati- Solo… quería confirmar una sospecha. Tal vez… yo sea la paranoica, pero según unas cosas que dijiste, y que yo vi… - Respiró hondo – Maxi, ¿Yo soy tu mamá?


Capitulo 14: ¡Felicítenme, soy mamá!

El no lloraba. No le gustaba llorar, y su mamá le decía que era por que nació de leo, y se quería hacer el fuerte. No lloró ninguna de las veces que vio morir a su mamá. Ninguna de las veces que vio injurias por parte de los que se hacían llamar sus padres. Nunca. El no lloraba.
Pero esas cuatro palabras que ella había pronunciado, tan llenas de dulzura y curiosidad, habían desatado en el tantos años de tristeza.
Cayó una lágrima, y luego dos, tres, cuatro… Hasta que no pudo parar de llorar.
A su madre, al verlo asi, tan vulnerable, tan frágil, se le llenaron los ojos de lágrimas, y corrió a abrazarlo.
Por esto había luchado tanto tiempo, por un amor de verdad.
La abrazó fuerte, con todo el amor que había guardado para esta ocasión especial.

Maxi- Si- Y luego de esto, desmoronó en el llanto.
Naty- Hay, no, por favor… Vos sabes que yo soy llorona… Se nota que te guardaste las lágrimas por años; ¿No te enseñe que llorar esta bien?

Maxi no podía hablar. Lloraba como nunca antes; pero era de felicidad.
La felicidad de poder al fin decirle que ella era su madre.

Nati- Hey- Se puso en puntas de pie, y lo tomo por la cara – Ya se que tenerme de madre debe ser una tortura, pero ¿Para tanto? – dijo y sonrió.

Le encantaba su mamá. Ya quería vivirla desde el principio.
A ella y a sus tías. ¡Cómo había extrañado decir “Tía Aye, ¿Qué me compraste?”; “Tía Flor, ¿Jugamos a algo?”; “Tía Nay, quiero irme a dormir a tu casa, por favor…”;
“Tía Teffy, gracias por sacarme a pasear, te quiero mucho”; “Tía Yani, ¿me ayudas con los deberes del cole?”

Maxi- Gracias.
Nati- ¿Por? – Confundida.
Maxi- Por darte cuenta sola. Quería que supieras que eras mi mamá.
Nati- Lo sospeche desde un principio. – dijo y rió – Jaja, esa marca de nacimiento en la espalda, no la tiene cualquiera, y a demás, yo soy la única que tiene hermana, ¿Te diste cuenta que dijiste que me quede a cuidar a tu tía?
Maxi- No…ups.
Nati- Jaja. ¿Vamos con las chicas? Quiero contarles que soy mamá, jaja.

Fueron caminando tranquilamente hasta la cueva. Una vez allí.

Nay- Epa, ¡Que caruchas! ¿Qué paso?
Nati- Chicas, pónganme atención. Estoy orgullosa de presentarle a su futuro sobrino, Maximiliano.

Silencio. Todas miraban atónitas a Maxi y a Nati a la vez, como intentando encajar a un chico de 15 años, en la panza de una chica de 14.

Nati- ¿Y? ¿No se van a abrazar? ¡Felicítenme, soy mamá!

Todas fueron a abrazar entre lágrimas a Maxi, quien todavía no caía en la cuenta de que esto de verdad sucedía. Era todo tan maravilloso. Sabía de antemano que con esa madre y tías sobre protectoras y cariñosas, iba a ser muy, muy feliz.
Luego de un rato de abrazos y lágrimas, todos comenzaron a calmarse, y pudieron dialogar como gente normal, sentados en la cueva.

Flor- Wow, que… fuerte que fue eso. De pronto sentí como si Nati tuviera 21 años y me estuviera diciendo que iba a ser tía, que estaba embarazada… fue todo muy shockeante.
Nay- Tía… que lindo que suena.
Nati- Jaja, y ni te digo lo lindo que suena la palabra “Mamá” en mi.
Aye- Hay, ¡Que chuchadito! ¡Todos juntos en familia!

Todos rieron.
Yani- ¿Todas vamos a tener hijos?
Maxi- Si, por el momento.
Nati- Y tu papá, ¿Esta tan bueno como vos?
Maxi- ¡Hay ma…digo, Nati!
Nati- Hay, mamá, me gusta, ya me encariñe con la palabra. ¿Sos mi primer hijo?
Maxi- No, tengo una hermana antes que yo…
Nati- ¿Y no me digas que te llevas mal?
Maxi- No, a veces… cuando eramos chicos… pero cabe aclarar que era otro tiempo, vos eras otra.
Nati- ¿Fui muy mala?
Maxi- No, no, no fuiste mala. Nos querías, y mucho. Pero tu situación de vida en cada caso, o las de ellas (señalando a las chicas) no eran las mejores.
Nati- Hay, pobrecito… Perdonáme.
Maxi- Bue, no te pongas sentimental.
Aye- Uh, nenito, andate acostumbrando a eso…
Maxi- Jajaja!
Teffy- ¿Cuántos hijos tenemos?
Maxi- Chicas, eso no se los puedo decir…Pero además, las cosas ahora tal vez cambien. Tienen que descubrirlo por si mismas.

En la cueva, se formo un silencio, en el que todas se quedaron pensando en lo que estaba sucediendo.

Nati- Solo decime lo de tu papá, por favor…
Maxi- Bueno, si, soy muy parecido a el.
Nati- Con todo respeto, pero…¡Bien! – se ríe – Es que sos tan lindo… Y no lo digo por que sea tu mamá, todas lo dijeron, jajaja.

Ese último día en la isla, lo terminaron cenando en familia, felices, riendo.
Al día siguiente, o mejor dicho, a la madrugada de ese día, un sonido los despertó sobresaltados a todos.
Algo estaba cerca.

Capitulo 15: “Mami, tías, nos vemos en mi casa”

Maxi- El helicóptero. – reaccionó. - ¡El helicóptero! ¡Afuera todos!

Salieron corriendo hasta donde Maxi el día anterior había puesto señales para que el helicóptero los captara.

Al fin, el día había llegado. Todas volverían sanas y salvas a casa. Esta historia por fin tendría un final feliz.
El helicóptero fue bajando, poco a poco, y cuando tocó el suelo, todos respiraron aliviados.
Un hombre bajó del helicóptero, y les ofreció ayuda para subir. Ninguna se había dado cuenta de lo débiles que estaban. Un grupo de médicos bajó antes de que ellas pudieran subir, y las obligaron a ser revisadas. Maxi simplemente vio todo escondido desde la cueva. No podía permitir que lo encontraran, si no, no podría unificarse con su otro yo.
Subieron a las chicas a cuestas en el helicóptero, les dieron un par de mantas, comida, bebida, y muchos medicamentos.
Mientras la gente revisaba que no quedara nadie más, Nati intentaba buscar a Maxi con la mirada. No lo había visto más desde que ese médico la había obligado a recostarse en una lona que había estirado en el piso.
Quiso bajar del helicóptero, pero no la dejaron, y la obligaron a permanecer en su asiento. Le dijeron que estaba muy débil, y que le haría muy mal seguir haciendo esfuerzos.
Ella quería decirles que su hijo de 15 años estaba afuera, pero la mandarían directo al Borda, y arruinaría todo lo que a Maxi le había costado trabajo hacer.
Les hizo caso y volvió a su asiento.
Una hora más tarde, estuvieron listos para despegar. Los médicos no dejaban de revisarlas cada dos por tres. Nati, resignada a no encontrar a Maxi, intento dormir.
Apoyo la cabeza en el asiento, y miró por la ventana.
Se llevó una gran sorpresa al descubrir un mensaje para ella y sus amigas escrito en la arena.
“Mami, tías, nos vemos en mi casa”
Nati sonrió, feliz, y se sumió en un profundo sueño.

8 años más tarde…

Aye- Hay, hija, te ensuciaste toda… anda a pedirle a la tía Nati una servilleta.
Hija de Aye- Tía, ¿Me das una servilleta por favor?
Nati- Si, mi vida, como no te voy a dar…

(Tocan timbre)

Nay- Hola Na, ¿Cómo anda esa panza?
Nati- Pesada, ¿Y la tuya?
Nay- Tranqui, por ahora.

Nati- Chicas ¿Y Flor?
Aye- Fue a cambiarle el pañal a la nena.
Nati- Ah, tema de mujeres, jaja.
Nay- ¿Teffy y Yani vienen?
Nati- Si, iban a ir a buscar a sus hijos al jardín y venían.

Flor-¡Hola Nay! ¿Cómo anda ese bebe?
Nay- Tranqui, no jode por ahora.
Aye, Flor y Nati- Por ahora.
Nay- Okey… me quedo claro de que después me va a joder…
Nati- Nah, pero es una molestia linda. ¿Ya tenes preparada las cosas?
Nay- No, estoy de tres meses…falta. ¿No tendría que ser yo la que pregunte?
Nati- Jaja, pasa que los mios heredan pieza… si le puedo sacar la cuna a Maxi.
Aye- Che, ¿se te cumplirá la profecia de los 5 hijos Nati? Ya vas por dos… y medio. – mirándole la panza.
Nati- Jajaja! Veremos…

(Tocan timbre)

Nati- Esas deben ser las chicas. – Va a abrir.
Teffy y Yani- ¡Hola!
Nati- ¡Hola chicas! Pasen…
Aye - Hola chicas, y hola mis amores – dirigiéndose a sus sobrinos.
Nati- Todos los nenes están jugando en el patio, y justo ahora les iba a hacer la leche. Vayan que ahora se las llevo.

Las chicas estaban todas juntas, sentadas, con mate y biscochitos, chusmeando como en los viejos tiempos. La única diferencia, era que ahora todos tenían hijos: Aye una nena, Flor un nene y una beba, Nay uno en camino, Teffy un nene, Yani, una nena y las estaba por sorprender con la maravillosa noticia de que estaba embarazada, y Nati tenía una nena, un nene llamado Maxi, y estaba embarazada de 7 meses.

Flor- Ayer, me puse a mirar a mis hijos, y me di cuenta de cómo pasa el tiempo… ¿se acuerdan de cuando nos sentábamos en el patio del colegio y chusmeabamos?
Nati- Si… Y en esa época todavía ni se nos había cruzado por la cabeza la idea de tener hijos…
Nay- Pensábamos en Hawai y en lo loco que sería irnos a vivir juntas.
Aye- Y en chicos.
Todas- Jajaja!

Maxi- Mami…
Nati- ¿Qué pasa mi vida?
Maxi- Te quedo contad un sequeto…(Le susurra algo al oído)
Nati- Jajaja, ¿Se los digo a las tías?
Maxi- Ti
Nati- Maxi me esta proponiendo, que nos sentemos todas en el patio a tomar la leche en ronda, y les contemos el cuento de las chicas que se fueron a Hawai.
Aye- Dale, se lo contamos todas juntas.

(Las chicas prepararon todo, y fueron al patio a sentarse junto con sus hijos)

Flor- Había una vez, seis muy buenas amigas que se querían ir de viaje a Hawaii…


Chicas, espero que les haya gustado.
Disfrute mucho haciendo esta novela, y espero que me den ya el guion para la que sigue ;)

'AS QUIERO MUCHISIMO!

6 comentarios:

Cami Tripaldi ♥ dijo...

Genial!!!!
mira vos!!!!!
che, sos buena simulando un bebe eh jjajjaaja. muy buena naty :D

~Shanii~ dijo...

Muy bueno la novela nati y muy lindo el final;
espero que hagas otras novelas mas
te salen muy bien :)

Anónimo dijo...

aiii!!! me puuse a llorar...de la felicidad!!! que lindo final feliz<3
aye

TeFFy dijo...

natii esta re buena la novela, hace otra porfa:)

Flor dijo...

Final re chuchaditoooo!!! Me re gusto, todas felices con nuestros hijitos ♥
Mmmmm... la proxima novela podria ser de antes de que tuvieramos hijos, o algo así, no se, cuando nos veamos, planeamos bien, jajajaja
Besoss

Anónimo dijo...

Aiii, no me pongo a llorar xq toy en el cyber yseria rarito pero me agarraron unas super ganas de apapacharlas fuerte y tomar mate cn biscochitos!
(tantos pibes vamos a tener, q presupuesto las fiestas)
jajaja
'AS QUIERO MUCHISISISISIISISIMO!!!


Nay.