25 sept. 2012

Princesas

Cuando somos chicas, siempre soñamos con ser otra persona. Y la mayoría de las chicas, soñó alguna vez con ser una princesa (y me incluyo).

Pero el tema es así. Disney nos pinta a las princesas como chicas delicadas, que no pueden resolver nada por si mismas, y que para lo único que sirven es: bailar el vals, besar y generar problemas.

NO. Yo no quiero ser una princesa de esas. No quiero ser una princesa delicada.

Por eso me gusta Anastacia, o Mulán. Mulán no es una princesa, pero tendría que.
Ella salva a toda China de los Hunos con su valentía! Dejó a su casa, su familia, sus ancestros...para defender a su padre. Ella si es una heroína.

¿Y que pasa con Anastacia? Ella dice lo que piensa. No da vueltas. Ella destruye a Rasputin (o sea, el malo). Ella logra que su abuela la reconozca. Ella. Ella. Ella.

¿Pero que pasa con estas chicas? Nadie las conoce. (Anastacia casi ni aparece en Google...)
Vos decis la palabra princesa, y las primeras que se te vienen a la cabeza son Aurora, Cenicienta, Blancanieves... Y ninguna hizo nada por si misma. Todas tuvieron un hombre que las salve.

Entonces, las nenas crecen soñando ser delicadas, bailar el vals, besar, y fin.
Ah, y por supuesto, casarse con un principe, y que el se encargue de todo.

¿Ese es el mensaje que queremos dar? "No chicas, ustedes no tienen que hacer nada. Dejen que los hombres se encarguen."

Yo, por mi parte, no quiero ser una princesa delicada.







By: Natalia Scarinci  (Si, estoy inspirada)

No hay comentarios: