2 ene. 2013


No quiero vivir del pasado, pero eso es lo que estuve haciendo los últimos años.
Es difícil dejar un hábito tan impregnado en la vida de uno...y mas difícil es cuando te das cuenta de los cambios aparentes.
Pero todo tiene su final. Su ciclo. Y pronto se cumple el mio. El nuestro.
Por eso, no quiero vivir del pasado. No quiero vivir del futuro. Quiero vivir del presente.
Quiero ser esa nena que se ruborizaba viendo un beso en las películas. Quiero ser esa mujer que tiene los pantalones puestos en cualquier situación que lo exija. 
Pero a su vez, quiero que eso sea ahora. Ni antes, ni despues. Ahora.

Todo sería mas fácil... si nosotros no cambiaramos. Si siempre nos gustara lo mismo. Si siempre nos queriesemos como la primer vez.
Pero tambien sería aburrido.

El otro día me di cuenta de que siempre retorno al pasado.
Del triunfo en la ONU. De la misión. De historias shockeantes de años anteriores. De cuando eramos chicas y nos importaba un huevo todo. De cuando viviamos casi una al lado de la otra. De cuando lloraba por que Aye no me hablaba, o por que desaprobaba una prueba. Cuando contabamos los días para el estreno de Luna Nueva/Eclipse/Amanecer....Y cuando ibamos al cine, ansiosas, nerviosas... gritonas. Primero ibamos las 6, despues 4, despues 3.... y finalmente quedamos Flor y yo.

Pero eso es parte de crecer. A mayor heteronomía, mayor autonomía. 
Y es horrible. Y hermoso.

El punto clave es quedarte con lo mejor de tu pasado, aplicarlo en el presente, pero no querer que eso sea igual. No pretender vivir las mismas fuckings experiencias. Por que es imposible. Yo cambie, vos cambiaste, nosotras cambiamos. 

Y ahora somos mayores. 

O somos mas chicas?




No hay comentarios: